dic 12, 2017

Premian al proyecto Prottech desarrollado por Métrica6

Carlos J. Pérez Precursor De Prottech

Reconocer el compromiso social de personas e instituciones que contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas mayores y hacer del mundo un lugar mejor es el objetivo con el que nacieron hace ya dos años los Premios Fundación DomusVi. Unos valores que han seguido patentes en esta segunda edición de 2017 y cuyo palmarés se hizo público el pasado 21 de noviembre durante la ceremonia de entrega de los premios, celebrada en el teatro Amaya de Madrid. Más de 600 personas vinculadas al sector sociosanitario así como los participantes que aspiraron a los premios acudieron a una cita en la que brilló el talento y la innovación de los proyectos presentados. El protector inteligente de cadera, Prottech, Protection Technology que optaba al premio especial a la Innovación en el Sector Sociosanitario se quedó a las puertas de obtener el mencionado galardón. Sin embargo, el jurado quiso tener muy en cuenta el valor y la calidad del proyecto Prottech que ha sido desarrollado por la ingeniería malagueña Métrica6 y al que se le consideró merecedor de un reconocimiento expreso, otorgándole un Accésit.

De la emoción e incertidumbre propia de cualquier entrega de premios participó el precursor de Prottech, Protection Technology, Carlos J. Pérez quien acudió a esta cita en la que resultó galardonado. “Es una alegría recibir el reconocimiento a una idea que surge desde Málaga para el resto del mundo y con la que esperamos aportar mucho a la tercera edad, un sector de la sociedad muy castigado con percances que conllevan fracturas de cadera y que en muchos casos les cuesta la vida”, apuntó Pérez tras recoger el galardón. Desde la organización se destacó que este año han participado un elevado número de excelentes candidaturas procedentes de todo el territorio nacional, “habiendo sido la decisión del Jurado muy reñida por la calidad de los proyectos recibidos”.

El resto de galardonados que configuran el palmarés de esta segunda edición de los Premios de la Fundación DomusVi, dentro de las categorías convocadas son:
– Escuelas Primaria y Secundaria: Nuestros abuelos. Fueron merecedores de galardón la Escuela Casa do Neno de A Coruña; el Colegio Sil de Barcelona y el IES Parque Goya de Zaragoza.
– Bachillerato-FP: Mejor trabajo o proyecto de investigación sobre las personas mayores. La ganadora fue la estudiante Sara Clota del Insitut Canigó de Almacelles, en Lleida.
– Colectivo de mayores: Personas mayores activas y solidarias. Se premió el Aula Cemit del Ayuntamiento de San Sadurniño por el proyecto ‘Teño unha horta’. Y el segundo reconocimiento recayó en la asociación AVIMEX de Zafra, en Badajoz, por el proyecto ‘Escuela para la libertad’.
– Profesionales del sector: Mejor práctica en el cuidado de los mayores. Se premió en primer lugar el proyecto ‘Gestión integral del dolor en pacientes con demencia avanzada’ del Hospital Clínic de Barcelona y en segundo lugar, el trabajo ‘Cantando contigo’ del Complejo Asistencial Hermanas Hospitalarias de Málaga.
– Profesionales DomusVi: Mejor práctica en el cuidado de los mayores. En esta categoría se distinguieron las iniciativas llevadas a cabo en DomusVi Ourense Barbadás sobre la ‘Detección de estereotipos relacionados con el envejecimiento en población residencial’; en el centro de día municipal La Magdalena de Madrid, por el proyecto de intervención para personas mayores con deterioro cognitivo ‘Neurotalent’; y recibieron premios especiales los proyectos basados en el potencial de la música llevados a cabo en la residencia DomusVi Ciudad de Badajoz ‘Flamenco para recordar’ y en Casta Mentalia Puerto de Valencia, ‘La música del alma’.
– Medios de Comunicación: Rigor y sensibilidad hacia las personas mayores. El programa ‘Convivir en igualdade’ de la Radio Galega recibió el galardón en la categoría de medios locales y en la de nacionales se premió la sección de ‘Familia’ de ABC y el programa ‘Juntos paso a paso’ de RNE.
– Innovación en el sector sociosanitario: Se premió el trabajo ‘Terapia celular en las secuelas del traumatismo cranoencefálico’ llevado a cabo por la Universidad Autónoma de Madrid y el Hospital Puerta del Hierro.
Finalmente se otorgó el premio Decanos a toda una vida al ex diplomático Inocencio Arias, por su larga trayectoria profesional.

CONTEXTO SOCIAL
En España hay más de 4,2 millones de personas mayores de 75 años, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Un tercio de la población sana con 65 años o más se cae, como mínimo, una vez al año y esta proporción se incrementa hasta un 50% a los 80 años. Las consecuencias de una caída en una persona de edad avanzada pueden ser potencialmente graves o incluso mortales. En el mercado no hay dispositivos que atenúen los efectos de las caídas en personas mayores. En la actualidad sólo existen dispositivos de inflado automático para proteger la parte trasera de la pelvis en fase pre-comercial y detectores de caídas que sólo actúan para procurar auxilio tras el siniestro. Asimismo, existen soluciones claramente insuficientes, como almohadillas para la cadera, o medicación para ralentizar el deterioro óseo. También se pueden encontrar dispositivos diseñados específicamente para motoristas, deportistas o trabajadores; pero todas estas soluciones comportan un proceso irreversible tal cómo una explosión o una expansión de gas comprimido.

INNOVACIÓN TECNOLÓGICA
Prottech, Protection Technology pretende ofrecer una solución innovadora y eficaz a la población de edad más avanzada la cual sufre la mayor parte de las caídas y son quienes experimentan las consecuencias más graves derivadas de éstas, especialmente la rotura de cadera. Se trata por tanto éste de un dispositivo capaz de desplegarse instantáneamente entre el sujeto y el suelo al detectar las condiciones críticas de caída. El producto está diseñado con una apariencia de cinturón parecido a una riñonera para ser estéticamente discreto y ligero (250g). Está destinado a ser llevado por delante de la persona, sobre la ropa, sujeto a la cintura. En su interior, en el compartimento proximal, lleva una centralita, con todo lo necesario para su funcionamiento: batería, sensores (acelerómetro, inclinómetro), y disparador; en el distal se aloja la espuma plegada convenientemente, y el resorte que la expandirá instantáneamente para interponerse entre el sujeto y el suelo en una caída, protegiendo la pelvis. Este mecanismo puede rearmarse de tal modo que permita más usos después de cada vez que se dispare. Para la detección de la caída y controlar el mecanismo en el momento que se produzca ésta, el dispositivo cuenta con un circuito electrónico programable con todos los sensores y actuadores necesarios. Se espera que se pueda comenzar a comercializar a lo largo de 2018.

0
Top